sábado, 23 de agosto de 2014

D. Álvaro en Nazaret

Por la tarde del martes 15 de marzo visitamos la iglesia y la gruta de San José, la “fuente de la Virgen” y la Basílica de la Anunciación, donde hicimos un rato de oración y concelebramos la Misa en el altar de la gruta. Don Álvaro hizo la homilía, conmovido, recordando el “Hic Verbum caro factum est”. Asistían a la Misa un grupo de personas del Opus Dei entre los que estaba el matrimonio Laura y Aníbal. Aníbal estaba ya gravemente enfermo y la mujer estaba serena y profundamente emocionada. El Dr. Araquistain hizo algunas tomas con una pequeña máquina de televisión.

Desde que comenzó este viaje por Tierra Santa, don Álvaro quiso que leyéramos en voz alta los textos del Evangelio relacionados con los diversos Santos Lugares y así hicimos. Todas estas visitas fueron precedidas o acompañadas de esta lectura y meditación del Santo Evangelio.

Estas son algunas de las palabras que dijo en la homilía:

"Siempre y en todo momento es un gran privilegio celebrar o asistir a la Santa Misa. Pero el Señor es tan bueno que ha querido dejar estos recuerdos de su paso por la tierra, de su venida al

mundo. Aquí parece que es más fácil hablar con Dios, considerar con alegría el Amor que el Señor nos tiene, y es un especial privilegio celebrar la Santa Misa. 

En esta gruta, ahí abajo, donde está marcada la señal, el Verbo se hizo carne. El Dios todopoderoso, infinitamente grande, toma carne humana. ¿Dónde? En un hogar lleno de pobreza. ¿Y en dónde nació también? En otra gruta, que ahora, con el paso de los años, está muchos metros debajo de la tierra. Ahí ha estado el Señor. Ahí nació el Señor. ¿Para qué? Para darnos a nosotros la vida. Él se hizo mortal, viviendo de esa manera –y después, muriendo como murió–, para que nosotros pudiésemos vivir. 

Permite el Señor que pasemos dolores, sufrimientos y penas. Pero son caricias que nos acercan más a Él. Hoy, al contemplar aquella escena maravillosa que nos narran los evangelistas, pienso con más facilidad en que el Señor, cuando permite que suframos, después nos transmite más su Amor, para que nos parezcamos más a Él.

Estamos reunidos para asistir al Santo Sacrificio de la Misa y le decimos: ¡Señor,gracias por lo bueno que eres! ¡Gracias porque te has dignado venir al mundo, tomando carne de aquella Doncella maravillosa que era la Virgen María! Para que nosotros fuésemos santos, para que aprendiésemos a luchar, y para que supiésemos decirte: ¡Señor, quiero lo que Tú quieras, quiero porque Tú lo quieres, lo quiero cuando Tú lo quieras!

Estad llenos de alegría siempre, llenos de paz, porque tenemos un Dios en el Cielo capaz de hacer maravillas y una Madre en el Cielo que recibió todo el amor que puede albergar una Madre.

Vamos a rezar en primer lugar por el Santo Padre y por la Iglesia universal, por la Iglesia católica. Especialmente por el Papa, que está muy necesitado de oraciones. Tiene muchos enemigos, pero el Señor le llena de paz y de alegría. No piensa en eso: piensa en que falta amor de Dios. Hijos míos: ¡falta amor de Dios!

Es el momento de examinarnos nosotros también, a ver cómo estamos de amor de Dios. A ver si no podemos dar algo más al Señor, que tiene derecho a pedirlo y que nos lo pide, mientras nos ofrece la gracia para corresponder. ¡Así de fácil es! Y así podremos decirle al Señor cuando llegue el momento: Señor, he hecho todo lo que estaba en mi mano, todo lo que podía. Y Tú me recibirás, Señor, cuando llegue el momento, como has recibido al hijo pródigo de aquel padre bueno. Que nosotros no seamos hijos pródigos; que seamos fieles,siempre, hasta la muerte, que vendrá cuando Dios quiera. Que

Dios os bendiga. Vamos a rezar un Avemaría a la Virgen".

sábado, 16 de agosto de 2014

D. Álvaro llega a Tierra Santa y visita Stella Maris


Dentro de pocas semanas, el 27 de septiembre, tendrá lugar en Madrid la beatificación del siervo de Dios Mons. Álvaro del Portillo. Estuvo de peregrinación la última semana de su vida en Tierra Santa. Con estas entradas de sus visitas a los lugares Santos podemos conocer Tierra Santa y, a la vez, que sirva como preparación para la beatificación.

La mayoría de las palabras son de una comunicación presentada por Mons. Joaquín Alonso en el Congreso con motivo del Centenario de Álvaro del Portillo, en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (12-14 de marzo de 2014).

En el viaje del Siervo de Dios a Tierra Santa, del 14 al 22 de marzo de 1994, tuve la gracia de Dios de acompañarle, junto con Mons. Javier Echevarría y el Dr. José María Araquistain, que atendía médicamente a Mons. del Portillo en Roma. El viaje comenzó tres días después de su 80 cumpleaños. El Siervo de Dios no había estado nunca en Tierra Santa y agradeció mucho al Señor tener esta ocasión de visitar los Santos Lugares y de acompañar a sus hijas e hijos que habían comenzado el trabajo en la tierra de Jesús. En Jerusalén había ya dos centros del Opus Dei.

El viaje comenzó el lunes 14 de marzo de 1994 a las 15,45. Salimos del aeropuerto de Ciampino (Roma) en un avión que un cooperador del Opus Dei había puesto a disposición para este vuelo del Siervo de Dios. Hay que reconocer que el viaje, en un avión tan pequeño, se alargó mucho y resultó algo incómodo, pero don Álvaro no dijo nada. Durante el trayecto hasta Tel Aviv, rezaba y conversaba con el copiloto y con nosotros, expresando la gran alegría que le daba esta ocasión de visitar los Santos Lugares y de estar con sus hijas e hijos que habían ido a trabajar a aquella tierra en circunstancias no fáciles.

Llegamos al aeropuerto de Tel Aviv a las 20,30 hora local. Estaban esperando a Don Álvaro el Vicario de la Prelatura en Tierra Santa, don Alberto Steinvort, y otras personas del Opus Dei, entre ellas un matrimonio uruguayo, Aníbal Díaz y Laura. Él era Embajador de Uruguay en Israel. Estaban felices de tener con ellos esos días a don Álvaro. Esa noche nos alojamos en el Hotel Moriah Plaza.

A la mañana siguiente, martes 15 de marzo, don Álvaro, Mons. Echevarría, el Dr. Araquistain, Don Alberto y yo salimos en un coche, conducido por don Alberto, hacia Haifa. Visitamos el Monte Carmelo y rezamos en el Santuario “Stella Maris” y en la gruta de San Elías. Seguimos hacia Nazareth adonde llegamos a las 13. Nos alojamos en el Hotel San Gabriel.

sábado, 9 de agosto de 2014

Situación de los cristianos en Gaza

Ayuda a la Iglesia Necesitada envía 50.000 euros a las víctimas de Gaza por petición del Patriarca
La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (www.ain-es.org) apoyará a las víctimas de la guerra de Gaza, a petición del patriarca latino de Jerusalén, Fouad Twal, con una ayuda de emergencia de 50.000 euros, ha informado este martes 5 de agosto la organización católica.

La aportación irá destinada a las necesidades más urgentes, que según el Patriarcado son la atención médica de emergencia a las víctimas de la guerra.

Actualmente, los heridos están siendo tratados tanto en hospitales de Gaza como de fuera de la Franja, como el hospital católico Sant Joseph, en Jerusalén.

Los centros médicos cristianos en Gaza también precisan de ayuda inmediata, especialmente para financiar combustible con el que mantener los generadores de electricidad.

Junto a esta ayuda médica será necesaria también la reparación de centros cristianos en Gaza. Por ejemplo, la escuela católica "Sagrada Familia", en la que están acogidos actualmente unos 1.000 desplazados, ha de ser reconstruida antes de que pueda volver a entrar en funcionamiento.

También han quedado destruidas completamente parte de las viviendas de cristianos. El Patriarcado Latino pide apoyo a Ayuda a la Iglesia Necesitada también para reconstruir esas casas.

La comunidad cristiana de Gaza cuenta con unos 1.300 cristianos, de los que aproximadamente 170 pertenecen a la Iglesia católica.

Tanto la Iglesia católica como la ortodoxa han acogido a desplazados musulmanes en sus edificios y durante los bombardeos israelíes ha muerto hasta ahora una cristiana ortodoxa y varios cientos de heridos, algunos de gravedad.

"Por favor, continúen rezando por nosotros, sigan con su solidaridad y su ayuda; las necesitamos más que nunca", señala el patriarca Twal en su petición.

También el obispo auxiliar William Shomali, responsable de Gaza en el Patriarcado, apela a la fundación pontificia: "La situación humanitaria en Gaza es muy mala. Les rogamos su oración en pro del alto el fuego y de la paz. Les pedimos su ayuda para los pobres y los heridos de guerra. Ahora, más que nunca, es el momento de ayudar a las personas de Gaza".

sábado, 2 de agosto de 2014

Apremiante llamamiento del Papa Francisco por la paz


El Papa Francisco renovó su exhortación a seguir rezando con él y expresó el anhelo de que el Señor conceda a las poblaciones y a las autoridades de esas áreas la sabiduría y la fuerza necesarias para llevar adelante con determinación el camino de la paz, afrontando toda contienda con la tenacidad del diálogo y de la negociación y con la fuerza de la reconciliación. Éste fue su llamamiento, este domingo, en la cita para el rezo a la Madre de Dios, con la participación de miles de fieles romanos y peregrinos de tantas partes del mundo:



Queridos hermanos y hermanas:

Mañana se cumple el centésimo aniversario del estallido de la Primera Guerra Mundial, que causó millones de víctimas e inmensas destrucciones. Este conflicto, que el Papa Benedicto XV calificó como 'inútil masacre', desembocó, después de cuatro largos años, en una paz que resultó más frágil. Mañana será una jornada de luto en recuerdo de este drama. Al tiempo que recordamos este trágico suceso, expreso el anhelo de que no se repitan los errores del pasado, sino que se recuerden las lecciones de la historia, haciendo que prevalezcan siempre las razones de la paz, mediante un diálogo paciente y valiente.

En particular, hoy mi pensamiento se dirige hacia tres áreas de crisis: la de Oriente Medio, la iraquí y la ucraniana. Les pido que sigan uniéndose a mi oración para que el Señor conceda a las poblaciones y a las autoridades de esas áreas la sabiduría y la fuerza necesarias para llevar adelante con determinación el camino de la paz, afrontando toda contienda con la tenacidad del diálogo y de la negociación y con la fuerza de la reconciliación. Que no se pongan en el centro de cada decisión los intereses particulares, sino el bien común y el respeto de cada persona.
¡Recordemos que todo se pierde con la guerra y nada se pierde con la paz!

Hermanos y hermanas ¡nunca la guerra! ¡nunca la guerra!. Pienso sobre todo en los niños a los que se les arrebata la esperanza de una vida digna, de un futuro: niños muertos, niños heridos, niños mutilados, niños huérfanos, niños que tienen como juguetes residuos bélicos, niños que no saben sonreír ¡Deténgase por favor! ¡Se lo pido con todo el corazón! ¡Es hora de detenerse! ¡Deténgase por favor!

sábado, 26 de julio de 2014

Entrevista al obispo W. Shomalli sobre el conflicto

Recogemos las palabras de la entrevista realizada a monseñor William Shomali, obispo auxiliar de Jerusalén y vicario patriarcal para Palestina.

- Excelencia, ¿qué sucede en Tierra Santa?
- Lo que está sucediendo es una reacción al secuestro y asesinato de los tres jóvenes judíos en Hebrón. El gobierno de Netanyahu ha atribuido este homicidio al partido Hamas y ha reaccionado con una frenética búsqueda de los criminales, con numerosos arrestos también de ex detenidos. Mientras tanto, un joven palestino de Shufat, barrio de Jerusalén, fue secuestrado y quemado vivo por algunos extremistas israelíes. 

»Estos hechos han dado inicio a un círculo vicioso de violencia. El ejército israelí ha golpeado en Gaza las bases de Hamas de la Yihad Islámica. Estas últimas han respondido con el lanzamiento de misiles, llegando a golpear los asentamiento cercanos, así como las ciudades de Haifa, Tel Aviv y Jerusalén. Estos misiles, conocidos por su imprecisión, hacen más ruido y miedo que destrucción. Para los palestinos, sin embargo, el balance es duro: 170 muertos, 1000 heridos y muchas casas destruidas en Gaza y en los territorios palestinos.

-¿Cuál es el origen del conflicto en curso?
- La razón principal es el fracaso de paz del pasado mes de abril. El ministro americano Kerry, después de nueve meses de trabajo intenso no ha conseguido elaborar un cuadro político para los futuros negociadores. Tal derrota ha creado en los corazones de los palestinos desesperación, aumentada después por la continua construcción de nuevos asentamientos israelíes. Estas construcciones son vistas como un casus belli continuo.

»A esto se añade la tensión entre dos pueblos que tienen que ver como el Monte del Templo-Al Aqsa. Aquí la religión forma parte del problema y es una causa agravante.

-¿Cómo explica este progresivo aumento de violencia en Gaza, a pocas semanas de la visita del papa Francisco y sus llamamientos a la paz y la reconciliación?
-La visita del Papa ha suscitado muchas esperanzas, sin embargo ha estado seguida de mucha desilusión. Algo parecido sucedió con la peregrinación de san Juan Pablo II en marzo del 2000: apenas seis meses después de su visita inició la segunda Intifada. En ambos casos, la violencia se ha desencadenado a causa del fracaso de las negociaciones, precedido de las visitas papales; en el primero, después de la caída del Camp David y en el segundo, después de la mediación americana.

»Sobre el encuentro de oración en los Jardines Vaticanos, reitero lo que dijo el Santo Padre en el llamamiento del Ángelus: la oración lleva siempre frutos aunque sea a largo plazo. Como en el caso del olivo, plantado al final del encuentro, cuyo florecer se hace esperar muchos años. Es necesario también reiterar que las palabras del Pontífice durante la "Invocación para la Paz" permanecen válidas en cuanto único camino justo hacia la paz. El Papa ha hecho entender que las negociaciones por sí solas no bastan, como nos enseña la historia, y que es necesario moverse hacia otro horizonte que es la oración.

- En estos conflictos las primer víctimas son sobre todo los jóvenes. En su opinión, ¿en el origen se trata de un problema de educación?
- Es verdad que los jóvenes son víctimas de este conflicto, sin olvidar los niños, frágiles y traumatizados, por los bombardeos y el miedo. Las consecuencias se verán en el futuro, ahora cultivan el odio y el deseo de venganza. El odio ha sido nutrido por una larga historia de violencia donde cada uno culpa al otro. Esta falsa retórica no ayuda. El odio puede ser eliminado solamente a través de la educación en valores de justicia, paz y reconciliación. Pero la educación debe coincidir con pasos concretos, dando a cada parte los propios derechos: a los palestinos dignidad con un estado viable, y a los israelíes una seguridad y un reconocimiento del mundo árabe e islámico.

- Los adultos, frente a estos horrores que afectan a las nuevas generaciones, ¿cómo reaccionan? A menudo son ellos mismos quienes empujan a los jóvenes a combatir...
- Es una paradoja decir que son los jóvenes que salen a la calle espontáneamente y van a los check-point para desafiar a los soldados israelíes, mientras el gobierno palestino no desea tal enfrentamiento con el ejército israelí. Los jóvenes se encuentran inmersos en un círculo vicioso. Es urgente que la comunidad internacional encuentre una solución y la imponga a ambas partes. Todos viven en un círculo infernal, en el cual tanto los adultos como los jóvenes se encuentran atrapados y no saben como salir.

-El resto de la población, sobre todo la cristiana, ¿cómo está reaccionando a todo esto?
-Los cristianos, tanto palestinos como israelíes, sufren como todos los otros habitantes de esta tierra. Temen que la situación empeore y las consecuencias sociales y económicas.Rezan por la paz y en la gran mayoría rechaza la violencia. Es rarísimo verles salir a las plazas y recurrir a la violencia. Son también los más frágiles y débiles frente a la tentación de emigrar.

»Durante la última Intifada muchos jóvenes y familias cristianas dejaron Tierra Santa para buscar en otro lugar una vida más segura y digna. Para ellos es difícil resistir a esta tentación. Para nosotros es difícil convencerles para que no abandonen estos lugares y hacerles entender que vivir aquí es un privilegio y una vocación.

- Ustedes, como Patriarcado latino de Jerusalén, ¿de qué forma tratan de mostrarse cercanos a esta gente que vive en el miedo y bajo bombardeos?
- Estamos cerca con la oración y la ayuda humanitaria que organizamos según nuestras posibilidades. De momento no podemos hacer nada por la gente de Gaza. Cuando terminen las hostilidades iremos a visitarles para estar cerca de ellos y ver cómo ayudarles. De momento nos limitamos a llamar por teléfono cada día a nuestro párroco de Gaza para pedir las últimas noticias.

-En su opinión, ¿hay esperanza de que esta tempestad de violencia y muerte pueda parar, o como muchos temen, es inminente la explosión de una tercera Intifada?
- Es cierto que ni el gobierno palestino ni el gobierno israelí quieren una tercera Intifada. Ninguno saldría victorioso. Las consecuencias son duras para todos. Un ejemplo: los peregrinos han comenzado a cancelar reservas. Sabemos por experiencia lo difícil que es retomar el flujo del turismo después de un conflicto. Rezamos al Señor para que estos enfrentamiento cesen rápidamente.

sábado, 19 de julio de 2014

Carta enviada por el párroco de Gaza


padre Jorge Hernández párroco de Gaza
Pido con esta entrada oraciones por la paz en Tierra Santa. Me uno a la petición del Papa por esta intención.

El santo padre Francisco este domingo después de rezar la oración del ángelus desde su estudio que da a la plaza de San Pedro, hizo un apremiante llamado a la oración por la paz en Tierra Santa y pidió a todos aquellos que tienen responsabilidades locales o internacionales que rompan la espiral de violencia y pidan a Dios el coraje de decir 'nunca más a la guerra'.

Copiamos a continuación la carta enviada hace unos días por mi amigo, el padre Jorge Hernández, párroco de Gaza, pidiendo oraciones por el fin de la guerra.

"Son ya cinco días de la operación “margen protectora” sobre la franja de Gaza. El ruido de los aviones, estallidos, sirenas de ambulancias, son ya parte de la vida cotidiana.

En el día de ayer notamos una intensidad en los bombardeos de aire, tierra y mar. Como también constatamos, la persistencia en los lanzamientos de cohetes desde aquí.

También constatamos el llamado hecho a los habitantes de la zona de Bet Hanun y Bet Lahia de evacuar de modo inmediato sus viviendas. Y entonces nosotros preguntamos con esta gente: ¿A dónde ir? Gaza es pequeña. Todo está cerca. No hay un lugar seguro, neutral, reservado al refugio de la gente. Entonces, ¿A dónde ir?

El perfil habitual de la guerra aquí, ha sido ya asimilado por la población: aviones, explosiones, destrucción y muerte. Inclusive la gente pronosticaba, y desde hace ya tiempo, una posible arremetida bélica que duraría bastante. Predicciones ciertas de la sabiduría popular.

Lo único que desestabilizó las tales predicciones fue encontrarse delante de una resistencia en mayor escala y mejor preparadas de parte de la autoridad local, respecto de las precedentes. Que Hamas haya llegado a Tel Aviv y Jerusalén, no es cosa de poca monta.

También existe el fundado temor de una reacción al interno de la franja, en contra de los cristianos. No sería una cosa extraña viendo el modus operandi en otros lugares.

Por eso es admirable constatar la resignación de la gente. No es la primera vez. No será la última. Ninguna novedad al respecto. Confiados solo a las manos de Dios.

Cuanto habrá que soportar, solo Dios puede saberlo. Por lo pronto nosotros estamos bien, seguros y serenos.

Pedimos oraciones por el fin de esta locura.

In Domino."

P. Jorge Hernández

sábado, 12 de julio de 2014

Mezquita de Al-Aqsa

Estamos en los días de Ramadán, y quería hablar de las dos mezquitas más importantes de Jerusalén. Después de casi 8 años en Tierra Santa, el otro día -gracias a un amigo- pude visitar las mezquitas de Al-Aqsa, y de la Roca.

La mezquita de Al-Aqsa (en árabe, المسجد الاقصى, Al-Masyid Al-Aqsa) es parte del complejo religioso de la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén. Masjid al-Aqsa se traduce del árabe al español como «la mezquita lejana», el cual se refiere al capítulo del Corán llamado «El Viaje nocturno» que dice: Mahoma viaja de La Meca a la «mezquita más lejana» "

La tradición musulmana establece que el profeta Mahoma subió al cielo desde la explanada el 621, esto supone que la mezquita es el tercer lugar más importante para el islám.

Al-Aqsa fue construida por la Dinastía de los Omeyas y finalizada en 710. Existen pruebas que confirman que la mezquita fue construida sobre las ruinas originales del Templo de Salomón. La estructura fue destruida debido a sucesivos terremotos, y reconstruida al menos cinco veces. La última gran reconstrucción fue en 1035.

Al-Aqsa es la mezquita más grande de Jerusalén; puede albergar a 5.000 personas dentro y alrededor de la mezquita. Está construida siguiendo unos patrones de estilos arquitectónicos. En tiempos del Reino Cruzado de Jerusalén, la mezquita se usó como palacio y se le llamó el Templo de Salomón, debido a que se cree que fue edificada en el mismo lugar donde estuvo dicho templo.

El interior de la mezquita Al-Aqsa está compuesto de siete naves, que datan en su mayoría del siglo veinte. La que está ubicada en la parte oriental fue reconstruida en la primera mitad del siglo veinte. Allí también se pueden ver partes más antiguas como el mihrab en la parte sur, que es del siglo decimosegundo, y los mosaicos de los arcos de la nave central y del domo, que datan de principios del siglo decimoprimero.

En muchas ocasiones ha sido objetivo de ataques extremistas, pero la mayoría de los intentos han sido frustrados por los servicios de seguridad israelíes. Parte del muro exterior que rodea a la mezquita es el Muro de las lamentaciones, venerado por los judíos, este es un «punto caliente» donde se producen a veces enfrentamientos, como el de algunos musulmanes que han arrojado piedras sobre judíos que rezaban en el muro.

Una facción judía denominada Los fieles del Monte del Templo, tiene planes de reconstruir el templo de Jerusalén en este lugar, en consecuencia, provocando la destrucción de la mezquita. Un grupo de judíos extremistas pertenecientes a este movimiento, han llegado a cometer actos vandálicos como en 1999, cuando intentaron invadir la mezquita, pero fueron expulsados por palestinos; sin embargo, la policía y guardias de frontera israelí intervinieron en el hecho, agrediendo a los palestinos quienes resultaron heridos.

Después, en el año 2000 entró Ariel Sharón, y se produjeron disturbios que dieron lugar a las segunda intifada, a la que se llamó por eso, intifada de Al-Aqsa.